lunes, julio 24, 2017

LA TIERRA SE SALVA NUEVAMENTE DE UNA POTENTE LLAMARADA SOLAR

El Sol registró una intensa llamarada a las 4:46 de la mañana (hora UTC) del 23 de julio de 2017 que no afectará la Tierra, sino a Marte.

Esta llamarada solar se originó en la antigua Región solar activa 2665, que fue la responsable de dos llamaradas de clase moderada durante su rotación por la parte visible a la Tierra en las semanas pasadas, informó el equipo de Clima espacial de la Administración Oceanográfica y Atmosférica ( NOAA).
LA TIERRA NUEVAMENTE SE SALVA NUEVAMENTE DE UNA POTENTE LLAMARADA SOLAR
La imagen principal del coronógrafo II del Observatorio STEREO de la NASA y la presentada a continuación por el cronógrafo del lado opuesto a bordo del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO), registraron una eyección de masa coronal (CME) que se movió a toda velocidad impulsada por el viento solar de la explosión, mientras se elevaba al espacio.
LLAMARADA SOLAR 23 DE JULIO 2017

El equipo de Space Weather comentó que “si esta explosión hubiera ocurrido hace dos semanas, cuando la enorme mancha solar se enfrentaba a la Tierra, estaríamos sufriendo en los próximos días, fuertes tormentas geomagnéticas. En cambio, la CME está corriendo lejos de nuestro planeta y directamente hacia Marte. 

Comparado con la Tierra, el Planeta Rojo está actualmente en el lado opuesto del Sol y aparentemente en la mira de este CME. Los equipos de la misión en Marte: Curiosity y Opportunity, podrían estar observando los efectos de una tormenta solar a finales de esta semana”.

El 23 de julio el Sol a las 11:43 estaba en su conjunción con la Luna, durante la Luna Nueva en la constelación de Cáncer. A pocos grados de distancia del Sol también está en conjunción el planeta Marte.

El mes de julio es el aniversario de otro acontecimiento significativo: la Super tormenta solar de julio de 2012 que pudo haber causado graves problemas si alcanzaba la Tierra; al nivel de la famosa tormenta titulada evento Carrington de 1859, son apagones generalizados en todo el planeta.